La internacionalización, en la agenda del crecimiento

Comercio internacional

En los últimos días volvemos a recibir noticias relacionadas con la internacionalización, que no podemos valorar sino como positivas.

Comenzando desde un plano más general, los datos sobre la “salud” del comercio internacional son positivos. No se cumplió la previsión de que el comercio mundial se colapsara y cayera entre un 13%-32% en 2020 y, según diferentes organismos, las previsiones para este año apuntan a un crecimiento entre el 5,6% y el 8%.

A finales del mes pasado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó el Plan de Acción para la Internacionalización de la Economía Española 2021-2022, que  destinará 4.500 millones de euros a impulsar la internacionalización de las empresas españolas y en el que participarán las cámaras de comercio. El Plan está alineado con el Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia, y deja claro la importancia de la internacionalización como palanca de recuperación y crecimiento de nuestra economía.  

De mayor actualidad, esta semana, Estados Unidos accedía a retirar los aranceles a diversos productos de origen europeo, que entraron en vigor en 2020 como consecuencia del conflicto de las ayudas a las aerolíneas Airbus-Boeing. Esto puede ser una señal de una recuperación del alineamiento de Estados Unidos y Europa en la esfera internacional.

Todas estas noticias, positivas para la internacionalización, coinciden con la celebración en la Cámara de Comercio de Navarra de los 25 años de la puesta en marcha de nuestra red de promotores en el exterior. Hoy en día nuestra red abarca 64 países y con su apoyo hemos atendido a más de 500 empresas, un número que puesto en contexto supone más de la mitad de nuestra base exportadora regular.

Desde la Cámara Navarra estamos orgullosos de celebrar este aniversario como un éxito por su contribución a la internacionalización de nuestras empresas. Esto no hubiera sido posible sin el apoyo y la colaboración que siempre hemos mantenido con el Gobierno de Navarra; al igual que con la delegación de ICEX con quien siempre nos hemos coordinado y trabajado de forma excelente.

La internacionalización ya estaba transformándose antes de la pandemia. El comercio internacional de bienes se estaba ralentizando mientras crecía el de servicios, se extendían las políticas proteccionistas, llegó el Brexit, se puso en tela de juicio el papel de la OMC y, por supuesto, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que salpicó a Europa.

Ahora mismo, el comercio internacional sigue afectado por las consecuencias de la Covid y las previsiones están condicionadas a su evolución, la recuperación de la movilidad, y el progreso de la vacunación. En todo caso, está claro que el futuro de la internacionalización vendrá marcado por la tecnología, la digitalización, el e-commerce, el aumento del comercio de servicios y la innovación en el ámbito de la financiación con la extensión de la tecnología blockchain. Todo ello sin olvidar los objetivos de sostenibilidad establecidos por las principales potencias, y naturalmente el papel de Europa y la relación entre EEUU y China.

La Cámara Navarra afrontará estos retos como ya lo hizo hace 25 años al acercar los mercados exteriores a través de su red de colaboradores y facilitando a las empresas las herramientas necesarias para apoyarles en su internacionalización. Consciente de la transformación de nuestro entorno, la Cámara sigue adaptándose y trabajando para acercar a las empresas servicios como la oficina Acelerapyme, la propia red de en el exterior, así como con el apoyo de agentes e instituciones.

El presidente de Cámara España, José Luis Bonet lo dijo en la presentación del Plan de impulso de la Internacionalización de España: “Las Cámaras de Comercio llevamos la internacionalización en nuestro ADN. Así ha sido durante la historia más que centenaria de las Cámaras de Comercio y así debe ser, ahora más que nunca, sobre todo en apoyo de la necesaria internacionalización de las pymes”. Ese es nuestro espíritu y lo seguirá siendo.

Categoría