04 jun 2019
Print mail

El paro vuelve a bajar en mayo en Navarra

En un mes tradicionalmente bueno para el empleo, todos los indicadores de empleo del mes de mayo ofrecen resultados positivos. Esto es esperable dado el contexto de crecimiento en el que nos encontramos. El paro en Navarra en mayo se situó en 31.263 personas, lo cual supone un descenso de 1.318 personas paradas con respecto a abril, y del 6,2% con respecto a mayo de 2018. Se realizaron 3.356 contratos más, y aumentaron tanto los indefinidos como los temporales, si bien estos últimos representan la mayoría de la contratación.

El número de afiliaciones aumentó un 2,62% con respecto a mayo de 2018 hasta las 289.127 afiliados. Por tanto, las cifras de empleo, vistas en su conjunto son, al igual que en conjunto nacional (al borde máximos históricos) muy positivas. El crecimiento económico sigue generando empleo y se traduce en nuevas afiliaciones.

Sin embargo, la tasa de paro en España es la segunda más elevada de Europa. Nuestro crecimiento económico destaca en Europa pero tarde o temprano, el impulso de la economía se ralentizará, a lo cual habrá que añadir efectos estructurales como la transformación de nuestra economía derivada de la digitalización, o la transformación del comercio internacional lo cual puede ahondar la brecha entre trabajadores y desempleados.

La economía española y la Navarra deben prepararse para afrontar un periodo de menor crecimiento, en el que la incertidumbre en los mercados exteriores sigue siendo muy elevada entre otros motivos por el bajo crecimiento de Europa, las políticas comerciales de Estados Unidos o China, y la resolución incierta del Brexit. Si bien los datos son positivos y lo seguirán siendo, el mercado laboral se enfrenta a retos muy importantes con efectos notables en el medio plazo y sobre los que hay que empezar a actuar mientras nos encontramos todavía en la parte expansiva del ciclo.