08 feb 2018
Print mail

Las empresas navarras valoran negativamente la política fiscal implantada por el Gobierno foral

  • El 74% de las empresas encuestadas afirma que la última reforma fiscal afecta negativamente a la inversión y el 70% a sus resultados empresariales
  • El 80% considera que el actual sistema fiscal perjudica la competitividad de las empresas y la economía navarra y dificulta la atracción de nuevas inversiones

El 70% de las empresas navarra valora negativamente las medidas fiscales implementadas por el Gobierno de Navarra y la mayor parte considera que la última reforma fiscal afectará negativamente a la inversión y a sus resultados empresariales. Éstas son algunas de las conclusiones que se desprenden de la última encuesta que realizó la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Navarra para conocer la valoración del tejido empresarial navarro sobre la política fiscal del Gobierno foral ante la tercera reforma implantada desde 2015.

La encuesta fue respondida por más de 250 empresas, una cifra que es considerada como representativa del empresariado total navarro. El 33% de la muestra pertenece al sector industrial, el 5% a la construcción y el resto al sector servicios, dentro del cual, el comercio supone el 12% del total.

Las empresas consideran la fiscalidad como un elemento importante en la toma de decisiones y así lo reflejan el 83% de las respuestas. Esto implica que las empresas podrían modificar sus decisiones en función de la fiscalidad a la que deben hacer frente, y de ahí, la importancia de diseñar un sistema fiscal lo más neutro posible.

En cuanto a las reformas fiscales implementadas por el Gobierno de Navarra, el 75% de las empresas las valora de manera negativa, para el 15% no ha afectado a su actividad y un 8% las considera de manera positiva.

Incidencia negativa en la retribución del personal

La incidencia de las reformas fiscales ha afectado en mayor medida a la inversión y a los resultados empresariales que a la contratación y a la retribución del personal. Para el 40% de las empresas, la reforma fiscal ha afectado negativamente a la contratación de personal, y no ha afectado a casi la mitad de las empresas. De manera similar, el 52% de las empresas reconocen que las reformas fiscales han tenido una incidencia negativa sobre la retribución del personal. Por otro lado,  los resultados empresariales son los que más se han visto afectados negativamente para una mayor proporción de empresas, el 70%. Para una cuarta parte de las empresas, la fiscalidad no habría afectado a los resultados empresariales. El 65% de las empresas considera que la fiscalidad ha sido negativa para la inversión y no ha afectado a un 30%.

Valoración negativa ante la última reforma fiscal

En cuanto a la última reforma planteada para 2018, la tónica en las respuestas es la misma y la gran mayoría, el 79% de las empresas, la valora  negativamente. Las empresas creen que esta nueva subida les perjudicará y en mayor medida a la inversión y a sus resultados empresariales; y así lo considera el 74% y el 70% respectivamente. No es desdeñable el porcentaje de empresas que considera que la reforma fiscal incidirá negativamente sobre la retribución de los trabajadores con datos que superan el 60%, y un 56% considera que afectará de forma negativa a la contratación de personal.

Sobre el efecto del actual sistema fiscal sobre la economía y competitividad de Navarra, la opinión de las empresas es muy clara. El 80% considera que perjudica a la competitividad de las empresas y a la economía de navarra al dificultar la atracción de nuevas inversiones. El 78% afirma que en el medio plazo será perjudicial para la Comunidad foral.

De las respuestas de las empresas se desprende también que no se considera que la reforma fiscal sea una medida necesaria para redistribuir la renta (visto así sólo por el 13% de las empresas), mantener la oferta de servicios públicos (sólo constatado por un 12,5%) o aumentar los ingresos públicos (con un 37%). Frente a la opinión negativa mayoritaria sobre la reforma,

La Cámara de Comercio considera que el Gobierno de Navarra debería tener en cuenta estos resultados y la opinión de las empresas, por la incidencia de la reforma en las decisiones empresariales. Esto es especialmente importante en la contratación de personal y en la inversión que no ha mostrado una evolución muy positiva en Navarra a lo largo de todo el 2017.