21 dic 2017
Print mail

La economía navarra crecerá en el 2018 a un ritmo menor que en el 2017

  • La inversión en bienes de equipo decrece en Navarra desde el cuarto trimestre de 2016
  • Se prevé que el paro descienda por debajo del 10%
  • Las exportaciones de mercancías caen en Navarra mientras que en España ascienden
  • Se vaticina un crecimiento de la economía mundial cercano al 3,6%

En el año 2018, la economía navarra seguirá creciendo, aunque previsiblemente a menor ritmo que en 2017, según se recoge en el Informe de Coyuntura Económica del último trimestre de 2017 elaborado por la Cámara de Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Navarra. Al igual que en España, la demanda interna es el principal componente de crecimiento pero mientras que en España la inversión en bienes de equipo ha crecido a lo largo de todo el año, ésta decrece en Navarra desde el cuarto trimestre de 2016.

En el ámbito internacional, la Cámara Navarra destaca dos elementos principales: mejoría de los indicadores de actividad y repunte en el comercio mundial. En el primer caso, la mejoría se observa en las principales economías emergentes y desarrolladas desde finales de 2016. Por este motivo, los indicadores agregados muestran una previsión de crecimiento estable para el final de año. Como ya se mencionó en el informe anterior, la Cámara de Comercio subraya el hecho positivo de que tanto las principales economías emergentes como desarrolladas estén creciendo.  En segundo lugar y de manera paralela a la buena marcha del PIB mundial, se ha observado un repunte en el comercio mundial en 2017. En este sentido, se espera que el comercio mundial crezca el 3,6% en 2017, muy por encima del dato de 2016, del 1,3%, que alertó de un posible freno del comercio a nivel mundial. Esta mejoría se debe al aumento del comercio interregional en Asia, motivado por los datos chinos así como un incremento de las importaciones de Estados Unidos. Todo ello ha situado la ratio entre el crecimiento del comercio mundial sobre el del PIB mundial en el 1,3, superior al 0,6 del año 2016. Para 2018, la Organización Mundial del Comercio estima que el comercio mundial crezca el 3,2%, si bien dentro de una horquilla entre el 1,4% y el 4,4%.

No obstante, la Cámara de Comercio reconoce la existencia de riesgos que pueden alterar la evolución de la economía mundial y las previsiones para los próximos años. Algunos de ellos son los cambios previstos en la política monetaria de Estados Unidos y Europa, la existencia de tensiones geopolíticas, el auge de iniciativas políticas de corte proteccionista y un posible empeoramiento de las condiciones financieras en Asia.

Con todo ello, las previsiones de crecimiento para el 2017 y el 2018 se han corregido al alza. En Europa crecen todas las economías y de acuerdo a la Comisión Europea, la previsión para el próximo año es positiva para todas ellas. Se prevé que la economía mundial crezca el 3,6% este año y una décima más en 2018.

Impulso de la demanda interna en España

En cuanto a la economía nacional, sigue destacando su crecimiento en el entorno europeo. En el tercer trimestre, el PIB español mantuvo su nivel de crecimiento interanual que registró en el segundo trimestre, el 3,1% y creció el 0,8% con respecto al segundo. El crecimiento de la economía nacional sigue estando impulsado principalmente por la demanda interna, cuya aportación al crecimiento aumenta en cuatro décimas con respecto al segundo trimestre.

Como parte del crecimiento de la demanda interna, destaca positivamente el de la inversión en bienes de equipo que pasó de crecer el 3,9% en el segundo trimestre al 6,3% en el tercero. Todos los sectores han mostrado una evolución favorable a lo largo de 2017, que se mantiene en el tercer trimestre. Asimismo, la Cámara de Comercio valora positivamente la recuperación del sector de la construcción y el crecimiento de la industria (4,1%), el segundo más alto desde el 2016.

En el último trimestre del año, los indicadores adelantados de actividad en el sector servicios y la industria anticipan también buenos datos, por la previsión de nuevos pedidos y de producción. Los datos del tercer trimestre se reflejan también en el sector exterior y en el empleo. En cuanto al primero, las exportaciones de mercancías hasta septiembre aumentaron un 9,1% interanual, hasta los 205.560 millones de euros (un 8,6% en términos de volumen). Este incremento de la exportación lleva asociado un aumento también de las importaciones, del 11,1%, (un 5,6% en volumen) lo que elevó también el déficit comercial a 18.562 millones de euros, un 40,3% más que en el mismo periodo de 2016. La exportación aumentó en los principales sectores (alimentación, bienes de equipo y semi-manufacturas no químicas) salvo en la automoción. Las ventas al exterior aumentaron un 8,1% a la UE y un 11% a terceros países.

En cuanto al empleo, y de acuerdo a la Encuesta de Población Activa (EPA), en el tercer trimestre del año aumentó un 2,8% con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 19 millones de personas. De la misma manera, el paro se redujo un 4,8% hasta situarse en el 16,3%. Para la Cámara Navarra, aunque la tasa de paro se reduce en todos los grupos de edad, lo cual es positivo, la diferencia entre los menores de 30 años y el resto sigue siendo notable y es el principal objetivo para reducir la tasa de paro global. La afiliación a la Seguridad Social mejoró un 3,5% interanual, lo que supone la incorporación de 637.232 afiliados en un año.

Se estima que en 2017 la economía española crezca en torno al 3%. Las últimas previsiones han rebajado alguna décima la previsión debido a la incertidumbre sobre el efecto que la situación en Cataluña podría tener en la economía nacional. También las previsiones para el 2018 se han corregido a la baja, más cercanas ahora al 2,5% que al 3%.

La inversión de bienes de equipo decrece en Navarra

En el tercer trimestre del año, la economía navarra creció un 3,2% con respecto al mismo periodo del año 2016. En términos intertrimestrales el ritmo de crecimiento se redujo tres décimas hasta el 0,6%. Pese a que las cifras globales de crecimiento son similares al caso de España, se observan diferencias en la composición de dicho crecimiento. Si bien la demanda interna es el principal componente de crecimiento, mientras que en España la inversión en bienes de equipo ha crecido a lo largo de todo el año (un 6,3% en el tercer trimestre) ésta decrece en Navarra desde el cuarto trimestre de 2016 (un 0,3% en el tercer trimestre de 2017).

El sector servicios es el más dinámico ya que creció un 4,4%, mientras que el crecimiento de la industria se ha reducido a medida que avanzaba el año, hasta el 1,5% en el tercer trimestre. Esta diferencia en la evolución de la industria se aprecia también al comparar los resultados del Índice de Producción Industrial en España y Navarra. La producción industrial ha decrecido en Navarra desde junio y cayó un 8,4% en septiembre. En término medio, entre enero y septiembre, ha caído un 0,8% con respecto a 2016 y son los bienes de equipo los que más descienden.

Caída de las exportaciones

Vinculado a la menor producción industrial, las exportaciones de mercancías caen a lo largo de 2017 en Navarra. La Cámara Navarra explica que hasta septiembre, Navarra exportó bienes por valor de 5.926 millones de euros, lo cual representa un 5,6% menos que hace un año. De las tres ramas de exportación más importantes, ésta cayó en la automoción, (un 15,5%) y los bienes de equipo (un 6,1%). Por el contrario, la exportación de la industria de la alimentación creció un 8,7% entre enero y septiembre. La importación de mercancías también descendió hasta septiembre, un 2,7%, y el saldo comercial se redujo un 9% hasta los 2.615 millones de euros. Por destinos de la exportación, cayó un 4,5% en la Unión Europea y un 29,5% en América del Sur mientras que aumentó en Estados Unidos (un 32%) y en Asia (un 3,8%).

En el ámbito laboral, como en el caso de España, también en la Comunidad foral el tercer trimestre del año volvió a ser positivo. De acuerdo a la Encuesta de Población Activa, el número de parados descendió un 14,5% con respecto al mismo periodo del año anterior hasta los 32.800 parados y la tasa de paro se mantuvo estable en el 10,5%. También aumentó la ocupación, hasta las 279.000 personas, un 7,8% más que hace un año. El número de afiliados da la Seguridad Social aumentó un 3,38%, hasta las 275.825 personas. Los desequilibrios en el mercado laboral están experimentando una corrección importante desde el año 2013, el peor año de la crisis para el empleo. La Cámara estima que dicha corrección seguirá en 2018, situando la tasa de paro por debajo del 10%.

Los precios se estabilizaron en Navarra en torno al 1% a partir de agosto y la inflación fue del 1,2% en noviembre, tras una evolución más inestable en la primera mitad del año. La inflación subyacente se mantiene en torno al 1%, si bien en los últimos meses está decreciendo y en noviembre fue del 0,6%. Por tanto, y pese al incremento del consumo y de la demanda, los precios, al igual que en Europa, siguen relativamente estancados. La moderación de las subidas salariales hace prever que no aumentarán significativamente en los próximos meses.

En el año 2018, la economía navarra seguirá creciendo, previsiblemente a menor ritmo que en 2017.