29 jun 2017
Print mail

La economía mundial crece moderadamente con previsiones al alza para los próximos meses

  • La economía navarra mejora su ritmo de crecimiento aunque se observa una caída de la inversión productiva

Los datos presentados por la Cámara de Comercio de Navarra señalan que la economía mundial crece moderadamente y en los primeros meses del 2017 se mantienen los buenos datos del cierre del 2016. Por primera vez desde el comienzo de la crisis, las principales economías mundiales, tanto desarrolladas como emergentes crecen de manera acompasada. Esta situación se refleja en los indicadores de actividad y empleo, que han provocado una revisión al alza de las previsiones de crecimiento para 2017 y 2018 por parte de los principales organismos económicos internacionales.

El comercio internacional, la producción industrial, la confianza del consumidor y los índices de los gestores de compras (Manufacturing Purchage Managers Index) muestran una tendencia positiva hasta mayo. La economía norteamericana sigue liderando el crecimiento de las economías avanzadas. Su tasa de paro se mantiene por debajo del 5%, y los datos de actividad adelantan un periodo de aceleración del crecimiento del PIB en el segundo trimestre.

Crecimiento de la demanda interna y mejora del mercado laboral en Europa

En Europa, la Comisión Europea corrigió al alza sus previsiones de crecimiento para la eurozona en mayo, impulsado por el incremento de la demanda interna, los buenos datos del mercado laboral y la mejora en las condiciones de acceso a la financiación. La producción industrial aumentó prácticamente un 2% en marzo, todo lo cual hace prever buenos datos de crecimiento en el segundo trimestre del año.

Los datos de actividad se traducen también en una mejora de las previsiones del crecimiento en 2017 y 2018;  si bien, a distancia todavía de la media de crecimiento del periodo 1987-2007. Tras el freno observado en 2016, también se prevé que el comercio mundial se recupere, y vuelvan a jugar un papel importante los países productores de commodities como China y, de manera especial,  los países de la zona euro.

No obstante, los principales organismos internacionales recuerdan que se mantiene una incertidumbre generada por elementos como el Brexit, la situación del sector financiero europeo, las decisiones de política económica de Estados Unidos, las persistentes tensiones geopolíticas y su posible impacto en las relaciones comerciales internacionales, la evolución de las economías o la posible adopción de medidas proteccionistas.

La economía española crece al 3%

De acuerdo a la contabilidad del primer trimestre, la economía española creció un 3% con respecto al primer trimestre de 2016 y un 0,8% con respecto al cuarto trimestre de 2016. Se mantiene, por tanto, el ritmo de crecimiento con el que cerró el 2016, así como los factores de impulso. La demanda interna aportó 2,2 puntos a este crecimiento, destacando el consumo de los hogares (+2,5%) y la inversión en bienes de equipo (+5%) como las principales partidas del crecimiento. Por el lado de la oferta, los servicios crecieron un 2,8%, (algo menos que en el cuarto trimestre del 2016) y la industria creció un 2,8%, frente un 2,2% del cierre de 2016.

La economía española recupera su nivel de Producto Interior Bruto de 2008, con un patrón de crecimiento ligeramente diferente, en el que el sector exterior y el incremento de las exportaciones juegan un papel más importante. En el primer trimestre las exportaciones de bienes y servicios crecieron un 8,4% (un 4,4% en el cuarto trimestre de 2016). En cuanto a las exportaciones de bienes, aumentaron un 9,8% (interanual) en el periodo de enero a abril, si bien cayeron un 2% en abril. En cuanto al saldo comercial (de bienes) fue negativo en abril y por valor de 1.198 millones de euros, un 60% inferior al saldo (negativo) de enero de 2017.

Optimismo y confianza en las empresas

Al igual que en el caso de los indicadores globales, también los indicadores adelantados de actividad muestran que se mantendrán los niveles de crecimiento en el segundo trimestre. Hasta mayo, tanto la industria como el sector servicios crecieron por el efecto de incrementos en la producción, nuevos pedidos e incrementos en el empleo. El optimismo y la confianza de las empresas es también el más elevado de los últimos 26 meses.

El incremento de la actividad se traduce en el empleo cuyos datos siguen dando señales de mejoría en el mercado laboral. De acuerdo a los datos de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre (último dato disponible), la ocupación aumentó un 2,27% hasta los 18,4 millones de personas, el paro volvió a descender, un 11,5% hasta situar el número total de parados en 4,2 millones de personas y la tasa de paro en el 18,2%. Por otra parte, la afiliación a la Seguridad Social en mayo registró en mayo un incremento del 3,7%, 663.007 más que hace un año, hasta un total de 18.261.899 afiliados.

Los buenos datos del primer semestre han hecho que las previsiones de crecimiento de la economía española para el 2017 y 2018 se corrijan al alza, y se sitúan en tasas más cercanas al 3% (3,2% en 2017 y 2,8% en 2018).

La economía navarra comenzó el año mejorando su ritmo de crecimiento. En el primer trimestre, y de acuerdo a los datos de la contabilidad trimestral, la economía foral creció el 3,1% interanual y el 0,9% intertrimestral. Desde el punto de vista de la demanda, el gasto en consumo final es principal factor que impulsa el crecimiento.

 

Caída de la inversión productiva en Navarra

La Cámara Navarra llama la atención sobre el comportamiento de la inversión productiva, que cayó un 0,4% (interanual), dos décimas más que en el cuarto trimestre de 2016. Este es un dato negativo dado que la inversión productiva es un indicador de las previsiones de expansión de las empresas y por tanto, ofrece información sobre las perspectivas de crecimiento de las empresas.

En cuanto a las ramas sectoriales, todos los sectores mejoran su ritmo de crecimiento, siendo los servicios la rama que más creció (3,7%). La construcción mejora ya que creció el 0,6% (interanual) frente al 0,2% del último trimestre del 2016. Por componentes, se mantiene la aportación de la demanda interna que aporta 2,2 puntos porcentuales y aumenta la del sector exterior (0,9 puntos porcentuales).

El sector exterior motor del crecimiento en la Comunidad foral

Hasta abril, Navarra exportó bienes por valor de 2.746 millones de euros, lo que supone apenas una variación con respecto al mismo periodo del año anterior con un ligero descenso del 0,03%. Por ramas de actividad las exportaciones crecieron en la alimentación (8,5%) y la automoción (1,3%), mientras que cayó un 12,6% en bienes de equipo. En abril las exportaciones cayeron un 20% por la caída de las exportaciones en principales ramas, lo cual “lastra” el agregado ene-abril, ya que en el primer trimestre, las exportaciones aumentaron un 7,9%. Las importaciones aumentaron un 3,6%, lo cual se tradujo en un saldo comercial positivo y por valor de 1.164 millones de euros.

Buena evolución de la industria

De acuerdo al índice de producción industrial la producción industrial creció un 12,6% en marzo, lo cual muestra evolución positiva desde octubre de 2016. Además, dicha evolución positiva se da en todas las ramas productivas, entre las que destaca la de material de transporte (13,8%) así como los fabricantes de bienes intermedios (19,6%). Además, de manera paralela a los incrementos de la producción, la confianza empresarial también ha aumentado en Navarra desde el último trimestre de 2016, en línea con los indicadores de confianza de España y Europa.

De acuerdo a los datos de la EPA del primer trimestre, el número de parados era en Navarra de 31.500, un 4% menos que hace un año, y la tasa del paro el 10,25%. El número de ocupados aumentó un 5% hasta los 276.000. También la afiliación a la Seguridad Social registró un incremento del número de afiliados en mayo (último dato disponible) del 2,6%, hasta situar la cifra de afiliación total en 269.514. Dados el crecimiento de la economía y las perspectivas para el 2017, la Cámara Navarra considerará que la economía seguirá generando empleo y el año cerrará con una tasa de paro por debajo del 10%.

Tras el efecto de la caída del precio de la energía en 2016, y la subida de enero ligada al incremento del precio de la electricidad, la inflación en Navarra se modera al entorno del 1,5%, registro del mes de mayo. La inflación subyacente se mantiene estable en el entorno del 1%, lo cual hace pensar que la inflación se mantendrá estable este año, dado que las previsiones no apuntan a que el precio de los carburantes aumente sensiblemente.