20 oct 2016
Print mail

La economía navarra se mantiene estable los primeros meses del año aunque se prevé un ralentización en el 2017

  • La economía mundial también muestra signos de estancamiento y se estima que las principales economías desarrolladas crezcan el 1,6%

La economía navarra mantiene su ritmo de crecimiento en el segundo trimestre de 2016, aunque las previsiones para el 2017 se corrigen a la baja. Por este motivo, la Cámara de Comercio considera necesario seguir apostando por la internacionalización y el sector exterior al mismo tiempo que es necesario un gobierno estable a nivel nacional. Esta es una de las conclusiones recogidas en el informe de coyuntura económica presentado esta mañana.

Desde la elaboración del último estudio de la Cámara de Comercio, el entorno internacional no muestra señales de grandes cambios. Se espera que la economía mundial crezca en el entorno del 3%, si bien algún organismo como el Banco Mundial ha rebajado sus previsiones.  Esto es así porque no hay elementos (en comparación a meses pasados) que indiquen una tendencia de mayor crecimiento. Las economías emergentes crecerán un 4,2% en 2016 (4% en 2015) pero por debajo del crecimiento medio de la década pasada. El bajo crecimiento del precio de las materias primas y el descenso de los flujos de capital inciden en este estancamiento del crecimiento. En cuanto a las principales economías desarrolladas, no muestran signos claros de crecimiento robusto ya que se estima que crezcan el 1,6%. Todo ello va asociado a una ralentización del crecimiento del comercio mundial.

La economía de Estados Unidos, la más robusta de las desarrolladas, sigue mostrando buenas tasas de crecimiento aunque presenta dos caras diferenciadas.  Por un lado, los últimos datos de empleo y consumo interno son positivos y explican el crecimiento de su economía. En cambio, por otro lado, la fortaleza del dólar ha afectado a las exportaciones de la industria y la inversión. A esto se suman las dudas que se generan por sus posibles implicaciones en el resultado electoral próximo. Como muestra de las dudas, no se han implementado las subidas de tipos de interés anunciadas por la Reserva Federal.

El Brexit no parece haber incidido en la economía europea, pero se observa un efecto en los indicadores del Reino Unido

En cuanto a la eurozona, los indicadores en el primer semestre son positivos. La eurozona creció un 0,3% intertrimestral siendo el consumo de los hogares uno de los fundamentos del crecimiento. La tasa de paro se mantiene estable en el 10%. Los últimos datos de consumo y actividad empresarial permiten pensar que el segundo semestre será similar al primero. Pese a los temores y la incertidumbre generada, el Brexit no parece haber incidido en la economía europea, aunque sí en la del Reino Unido donde se observa un efecto negativo en los indicadores.

En cuanto a las economías emergentes, mantienen su ritmo de crecimiento (como bloque) si bien existen diferencias en el crecimiento esperado para este año. La moderación del crecimiento de China (se espera que crezca el 6,5% en 2016) y los bajos precios de las materias primas siguen incidiendo en el crecimiento de las economías emergentes. En conjunto, se estima que las economías emergentes crezcan el 4,2%.

Las previsiones del crecimiento de España para 2016 mejoran

Tras la corrección a la baja de las previsiones de crecimiento en los meses de verano, los resultados del segundo trimestre elevan de nuevo las previsiones de crecimiento al 3% en 2016. La economía española mantuvo su ritmo de crecimiento en el segundo trimestre de 2016, ya que creció el 0,8% intertrimestral y el 3,2% interanual. La demanda interna sigue siendo el principal motor del crecimiento de la economía. Dentro de ésta, el consumo de los hogares (+3,6%) y la inversión en bienes de equipo (+7,8%) fueron las principales partidas del crecimiento en el segundo trimestre, aunque su contribución al crecimiento fue menor que en el primer trimestre. Este es un elemento muy positivo ya que la inversión en bienes de equipo muestra la previsión de actividad futura y pedidos empresariales. 

El sector exterior también mantiene su tendencia positiva. Hasta julio, el saldo de la balanza de bienes y servicios aumentó un 27%, hasta los 20.685 millones de euros. El saldo de la cuenta corriente fue positivo (de 9.712 millones de euros), un 109% más que hace un año. En cuanto a la balanza comercial, también mejoró hasta julio. El déficit se redujo un 34% hasta los 8.436 millones de euros.

Las previsiones para el último trimestre del año son también positivas, de acuerdo a los indicadores adelantados de actividad. En septiembre, el sector servicios siguió incrementando su actividad debido al aumento de los nuevos pedidos, la actividad y el empleo. La industria también incrementó su actividad y empleo. Las expectativas para los próximos meses son también positivas, si bien se moderan las previsiones de inversión.

Mejora de los indicadores del mercado laboral en España

El crecimiento de la economía española tiene su reflejo en el mercado laboral, cuyos indicadores también mejoran. En el segundo trimestre el número de ocupados aumentó en 271.400 personas hasta situar el número total en 18,3 millones de personas lo que supone un incremento del 2,4% con respecto a 2015. La tasa de paro (20%) sigue siendo el doble que la de zona euro, y el número de parados es de 4,5 millones de personas. En septiembre, la afiliación a la Seguridad Social aumentó un 3,0% interanual hasta llegar a los 17.532.789 afiliados.

Las cuentas públicas continúan sujetas a la contención del déficit bajo la vigilancia de la Comisión Europea. El nivel de endeudamiento aumentó a lo largo del 2015 y de la mano del incremento del consumo público, supera el 100% en 2016. Los incumplimientos del déficit han llevado a la Comisión a establecer nuevos objetivos (-4,6% en 2016 y -3,1% en 2017) para bajar del 3% en 2008. El cumplimiento pasa por incrementar los ingresos y abordar reformas estructurales en 2017.

Pese a la corrección al alza de las previsiones para 2016, las previsiones para 2017 se mantienen en torno al 2,5%. En este sentido, se prevé que la demanda interna disminuya algo su impulso y los precios de la energía sigan creciendo (e incidiendo, por tanto, en la capacidad de gasto de las familias). A esto se suma un escenario de consolidación fiscal y un contexto internacional, también de menor crecimiento. 

 

El crecimiento de Navarra sigue basado en la demanda interna

En el segundo trimestre de 2016 la economía navarra creció un 0,7% en relación al primer trimestre y un 3% con respecto al mismo periodo del año anterior. El crecimiento de Navarra sigue basado en la demanda interna y concretamente en el gasto en consumo final de los hogares. La inversión en bienes de equipo volvió a crecer el 1,5% tras un descenso al 0,5% en el primer trimestre. Por sectores, los servicios fue la rama de mayor crecimiento (3,7%) seguido de la industria, que creció el 2,3%. El crecimiento de la construcción se redujo del 1,6% (en el primer trimestre) al 0,4%.

 

En cuanto al sector exterior, de enero a julio, Navarra exportó bienes por valor de 4.881 millones de euros, un 6% menos que en 2015. El saldo comercial fue positivo y de 2.224 millones de euros, pero un 13% inferior al de 2015. Las importaciones aumentaron un 1,4%, por el incremento de la demanda. No obstante, la Cámara resalta que este descenso se debe principalmente a la partida de bienes de consumo duradero (electrodomésticos)  con una caída del 84% ligada a una empresa específica, así como a la menor demanda de Europa y Estados Unidos.

En cualquier caso y pese a que el saldo comercial de la Comunidad foral es positivo, no se debe desviar la atención de la necesidad de promover políticas de impulso de la internacionalización. La Cámara de Comercio recuerda el buen posicionamiento de Navarra en el exterior, con un peso muy importante de sectores de media alta tecnología pero también la concentración en determinados mercados así como la dependencia de un número reducido de empresas, lo cual tiene un impacto notable (tanto positivo como negativo) en la cifra total de exportación, así como la exposición a la coyuntura internacional en áreas geográficas específicas (Europa). A esta situación se suma el freno que pudiera suponer un incremento del proteccionismo a nivel internacional.

Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA),  el mercado laboral sigue mejorando si bien los datos de ocupación y población activa que ofrece la Encuesta de Población Activa (EPA) generan dudas. La tasa de paro se redujo al 13,27% y el número de parados cayó un 9,3% con respecto al 2015. Sin embargo, el dato de ocupación y población activa sorprende ya que el número de ocupados se redujo un 1,6% así como el de la población activa, un 2,7%. En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, en septiembre era de 265.252, lo que supone un incremento del 2,49% con respecto al año anterior.

En cuanto a los últimos datos disponibles de actividad industrial, de acuerdo al índice de producción industrial, ésta aumentó en agosto un 20,7% con respecto al año anterior. El incremento se dio en todas las ramas siendo la de material de transporte y los bienes de inversión las que más crecieron. De manera contraria a lo que ocurre en España y en Europa, la confianza de las empresas sigue siendo positiva, aunque ha descendido con respecto a meses anteriores. El optimismo es mayor entre las empresas fabricantes de bienes de inversión para los que la previsión de pedidos es positiva, tanto del interior como del extranjero.

Las expectativas de las empresas navarras caen en relación al segundo trimestre de 2016

De acuerdo al sondeo de prospectiva que elabora trimestralmente la Cámara de Comercio, las expectativas de las empresas caen en relación al segundo trimestre de 2016 pero mejoran con respecto al año pasado. Para el conjunto del año, las previsiones se mantienen estables con respecto a las del primer trimestre ya que un 75% de las empresas encuestadas mantiene o mejora las previsiones de comienzo de año (que eran mayoritariamente positivas).

Preguntadas sobre la incidencia de la ausencia de gobierno en España, el 56% de las empresas encuestadas afirmó que esta situación no afectaba a su actividad.

Acceso al informe (pdf)