27 feb 2014
Print mail

La contabilidad trimestral del cuarto trimestre apoya la tesis del cambio de tendencia en Navarra

La conclusión que se puede destacar es principalmente la misma que se apuntaba hacia final de año con los datos e indicadores existentes en aquel momento. El año 2013 fue muy negativo para la economía navarra porque volvió a decrecer, aunque algo menos que en 2013. Por otra parte, como ya se venía observando, a medida que avanzaba el año, los datos eran “menos malos”. En términos intertrimestrales, la economía creció en el tercer trimestre (un 0,2%) y en el cuarto, hemos conocido hoy que creció medio punto con respecto al tercero, y por tanto, se puede decir que se aprecia un cambio en la tendencia.

Otro buen dato es que los servicios de mercado crecieron dos décimas en el cuarto trimestre, que junto con las ramas primarias fueron las únicas que crecieron. Tiene importancia no obstante, la recuperación de los servicios dado su peso en la economía. Resulta positivo también que éste se base en el repunte de los servicios a empresas, motivado por la mejoría observada en la industria. El sector industrial cayó un 0,5% interanual en el cuarto trimestre, lo cual supone una mejoría clara con respecto a la caída del 2,1% del tercer trimestre o el 4,2% del cuarto trimestre en 2012, y además, esta menor caída se observa en prácticamente todas las ramas industriales.

La mejoría de la industria viene en parte explicada por la mejoría de nuestro sector exterior, ya que en términos interanuales, las exportaciones crecieron en octubre y noviembre.

Pero el reto de la economía navarra en 2014 será recuperar su demanda interna y conseguir que su contribución al crecimiento sea positiva. A lo largo de 2013, y especialmente en el último trimestre la aportación negativa de la demanda interna se fue reduciendo, propiciado por la menor caída del gasto en consumo de los hogares y las Administraciones Públicas.

El año 2014 volverá a estar posiblemente determinado por el cumplimiento de déficit del sector público, lo cual limitará, de nuevo, la capacidad de gasto de las Administraciones Públicas, con el consiguiente efecto tractor en la economía. Al mismo tiempo, la recuperación del consumo privado vendrá limitado por las perspectivas de empleo y remuneración salarial, para las que el 2013 fue un mal año y para las que las expectativas en 2014 no son especialmente positivas.

Otro dato a tener en cuenta es la caída de la inversión en bienes de equipo en el cuarto trimestre, del 2,1% interanual y superior a la del tercer trimestre. El sector internacional tiene un peso muy importante para nuestra industria, pero la inversión es un indicador importante ya que refleja las perspectivas de crecimiento en el medio plazo, que de manera directa incide también en las necesidades de empleo y, por tanto, en la recuperación del mercado laboral.

La conclusión que obtenemos a partir de estos datos, son también las avanzadas casi sin tenerlos: se aprecia un cambio pero es necesario la mejora de cuestiones clave como el acceso a la financiación, el apoyo a las empresas y contar con un papel menos restrictivo del sector público si queremos que esta tendencia se consolide. 

 

Fernando San Miguel 948 077 070 - ext. 1129 fsanmiguel@camaranavarra.com
Close
Cambiar Foto
cambio es aplicable ael usuario por todo el sistema

Deja tu comentario
Responder