21 jun 2016
Print mail

La Economía Circular y el coste del ciclo de vida: Claves para optimizar los costes ambientales

A una PYME navarra le aplican una media de 70 disposiciones normativas relacionadas con el impacto ambiental de su actividad. La aplicación y el cumplimiento de estas disposiciones a lo largo de todo el ciclo de vida de un producto o servicio implican una serie de “costes ambientales” considerables.

Desde la publicación del paquete de Economía Circular por parte de la Comisión Europea el pasado 02/12/15, las políticas y directivas europeas avanzan hacia el endurecimiento de los requisitos legales sobre los impactos ambientales en la transición hacia una economía circular. Por ello, si las empresas continúan con una lógica “lineal” en el desarrollo de productos y servicios, no sólo verán inevitablemente cómo aumentan sus costes ambientales, sino que también se incrementará el riesgo de incumplimientos legales frente a las normativas actuales y futuras.

¿Qué es un coste ambiental?

Se entiende como coste ambiental aquel coste derivado de aspectos relacionados con el impacto ambiental de las actividades de una organización para la produccion de bienes y/o servicios. La norma UNE EN ISO 150011 ofrece una guía para la evaluación de los costes ambientales.

Entre los tipos más comunes están los derivados de licencias y autorizaciones, gestión de residuos, vertidos, emisiones…, certificaciones voluntarias como sistemas integrados de gestión, ecoetiquetas, etc.

¿Cuál es el impacto de los costes ambientales en el coste de mi producto/servicio?

Las empresas suelen conocer muy bien el impacto que en su cuenta de resultados tienen los costes de las materias primas o del proceso de fabricación. Sin embargo, no es frecuente analizar el impacto de los costes ambientales en el coste total de un producto/servicio.

Ahora bien, el creciente endurecimiento de los requisitos legales va a llevar a las empresas a conocer necesariamente ese impacto en el coste del producto/servicio. Para ello, va a ser necesario diseñar los productos y servicios integrando el concepto del coste de ciclo de vida de un producto/servicio o Life Cycle Cost (LCC).

¿Qué es el LCC y cómo se utiliza?

LCC es el coste de un producto/servicio en su ciclo de vida completo (desde su concepción a su desmantelamiento). De acuerdo a la norma IEC 60300-3-3 2005, se pueden estructurar los costes siguiendo las fases del ciclo de vida del producto en diferentes partidas, según la figura siguiente.

Estructura de costes Life Cycle Cost

Este concepto se debe utilizar para la generación de modelos de coste, herramienta necesaria y clave para asegurar la obtención de la solución técnica óptima del producto/servicio desde la fase de diseño conceptual.

¿Cómo utilizo el LCC para conocer el impacto de los costes ambientales en el producto/servicio?

Podemos analizar el impacto de los costes ambientales en el LCC de un producto desde su concepción, para posteriormente, identificar donde optimizar los costes.

Es decir, inicialmente se deben identificar los diferentes costes ambientales que pueden aplicar a una organización. Y posteriormente asignarlos a las diferentes partidas del LCC, teniendo en cuenta su recurrencia y periodicidad.

¿Cómo puedo optimizar los costes ambientales integrando la Economía Circular?

Una vez identificados los costes ambientales y su impacto en el LCC del producto/servicio, es momento de optimizarlos. Para ello, debemos identificar el aspecto ambiental de la operación concreta que origina dicho coste.

Es aquí donde los conceptos de la Economía Circular relacionados con la valorización de residuos y recirculación de productos, componentes y materiales aportan más herramientas para reducir o eliminar el aspecto ambiental que genera un coste determinado.

Normalmente, la mayoría de los costes ambientales están relacionados con la gestión de residuos, vertidos o emisiones. A partir de la identificación de la composición de ese residuo, vertido o emisión que se genera en una operación concreta del proceso (fabricación, transporte, instalación, etc), se deben buscar las siguientes alternativas:

  • Cambio de parámetros en la operación del proceso
  • Tecnologías alternativas de materiales y procesos
  • Gestión interna (recirculación y valorización)
  • Gestión externa (valorización, simbiosis industrial)

Una vez analizadas las diferentes alternativas para esa operación del proceso, es necesario estudiar la influencia de cada una de ellas en el proceso de fabricación completo, diseño y requisitos del producto, así como el impacto en su LCC, lo cual nos permitirá mejorar la competitividad de los productos y servicios.

La combinación de la Economía Circular con el concepto LCC ayuda a optimizar los costes ambientales.

Por tanto, el concepto del coste del ciclo de vida (LCC) y la integración de los conceptos de la Economía Circular se antojan claves en el futuro próximo, para la reducción del impacto ambiental en el desarrollo de productos y servicios y la optimización de los costes ambientales derivados.

Este enfoque permitirá mejorar la competitividad y la adaptabilidad de una organización a las nuevas disposiciones normativas que se impulsan desde la Comisión Europea, en la transición hacia una economía circular.

“Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”. Lord Kelvin

Carlos León 647 688 865 carlos@wearesustainn.com
Close
Cambiar Foto
cambio es aplicable ael usuario por todo el sistema

Deja tu comentario
Responder