11 feb 2016
Print mail

¿Por qué realizar los cursos de prevención de legionelosis y su correspondiente renovación?

Para obtener la respuesta a esta pregunta basta con echar mano de las hemerotecas. En verano de 2007, en un hotel de Sevilla, debido a una falta absoluta de cuidado y mantenimiento de su torre de refrigeración -instalación de alta probabilidad y proliferación de crecimiento de legionela- se produjo un brote que causó cuatro muertos y varios enfermos. En este caso, parece ser que el personal de mantenimiento que controlaba la torre carecía de la formación reglada necesaria. Los acusados por esa presunta negligencia se enfrentan ahora a penas de hasta 4 años de cárcel y 6 años de inhabilitación para el ejercicio de su profesión.

Hace poco más de un mes y medio, en Manzanares, un pueblo de Ciudad Real de apenas 19.000 habitantes, se produjo un brote que afectó a 237 personas, más del 1% de su población. Durante estas semanas se conocerá el origen del brote comparando las muestras de legionela de los enfermos con aquellas instalaciones que han dado positivo en la bacteria: la fuente ornamental de la estación de autobuses -instalación de baja probabilidad y proliferación de crecimiento de legionela- y una torre de refrigeración de una empresa privada. Extrapolando el caso a una ciudad más grande como Pamplona, el brote hubiera dejado ¡2.000 afectados!

El balance de 2014 en cuanto a los casos de legionelosis en España, según el último dato conocido del Informe Europeo sobre la Enfermedad del Legionario, refleja 925 afectados, lo que sitúa a nuestro país entre los tres primeros en los que más casos aparecen anualmente. Unas cifras que mantienen en los últimos años.

En resumen, recordando estas dos noticias espaciadas en el tiempo y los casos de legionelosis que se producen en nuestro país cada año solo queremos resaltar que una mayor formación en instalaciones de riesgo de legionela nos ayudará a reducir la aparición de brotes debido a fallos en el mantenimiento de los equipos de riesgo.   

El artículo 13 del Real Decreto 865/2003 de 4 de julio, sobre prevención y control de la legionelosis, incide en que todo el personal que trabaje en operaciones de mantenimiento higiénico-sanitario, pertenezca a una entidad o servicio externo contratado o bien sea personal propio de la instalación, deberá realizar los cursos homologados por el Ministerio de Sanidad, regulados según la Orden SCO/317/2003, de 7 de febrero. Por lo tanto, los cursos tendrán que realizarlos de forma obligatoria:

  • El personal de las empresas de control de plagas y de control de aguas que realicen tratamientos de control y prevención de legionelosis. Con la realización del curso podrán realizar la limpieza y desinfección  de instalaciones de riesgo y todas las revisiones que indica el Real Decreto.
  • El personal de mantenimiento o calidad de aquellas empresas (hoteles, hospitales, residencias, industrias, etc.) que tengan algún tipo de instalación de riesgo de legionelosis. Con la realización del curso, el personal propio podrá realizar todas las revisiones que marca la legislación.

La misma Orden SCO/317/2003, de 7 de febrero, recuerda que todo este personal comentado anteriormente deberá realizar un curso de renovación cada cinco años que suponga una adecuación a los avances científico-técnicos.

En caso de no realizar los cursos correspondientes de mantenimiento higiénico-sanitario de instalaciones de riesgo de legionelosis, el artículo 14, relativo a infracciones y sanciones, en su parte 2, indica que las empresas se pueden enfrentar a sanciones de tipo GRAVE, sin perjuicio de otras posibles responsabilidades civiles o penales que puedan corresponder.

 Para finalizar me gustaría únicamente volver a incidir en que una buena formación en el control y prevención de la legionelosis nos ayudará a evitar problemas en nuestras instalaciones. Llevo más de diez años trabajando en instalaciones de riesgo y me he encontrado incluso con aguas en origen que tenían grandes cantidades de legionela. Pero esto no nos debe asustar porque con las medidas físicas y químicas correspondientes, y verificando diariamente ese control, esas mismas aguas se pueden seguir utilizando sin generar ningún problema ni riesgo para la salud.

Raúl Núñez Martínez es Ingeniero Químico y profesor de Prevención de Legionela de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Navarra

Raul Nuñez 948 077 070 formacion@camaranavarra.com
Close
Cambiar Foto
cambio es aplicable ael usuario por todo el sistema

Buenas tardes estoy terminando el curso

Buenas tardes estoy terminando el curso de técnico en mantenimiento en instalaciones deportivas en
Tarragona. La verdad que me interesa el tema de legionelosis y quisiera formarme bien en la materia
. Forma parte de nuestra formación pero no en profundidad como yo
quisiera. Podrían indicarme en donde puedo formarme en profundidad
. Muchas gracias
Responder +
Deja tu comentario
Responder