subir
Print mail

Historia

La Cámara Navarra de Comercio e Industria se constituyó formalmente el 3 de abril de 1899. En esa fecha, una comisión formada por comerciantes e industriales de Pamplona se reunió en la planta baja de la Casa Consistorial y, al amparo de un Real Decreto de 9 de abril de 1886 del Ministerio de Fomento sobre creación de Cámaras de Comercio, decidió constituir la "Cámara Oficial del Comercio e Industria de Navarra".

En su primera etapa, la Cámara, al igual que las restantes Cámaras españolas, tuvo un carácter voluntario. Los comerciantes y los industriales se asociaban libremente y los gastos se sufragaban mediante los ingresos que reportaban las cuotas de los socios y las subvenciones concedidas por las instituciones gubernamentales.

En julio de 1899, la Cámara contaba con 290 socios. La mayor parte (268) eran comerciantes o pequeñas empresas familiares instaladas en Pamplona, aunque había también alguna sociedad.

De acuerdo con el Decreto de fundación, correspondía a la Cámara pedir cuanto considerara conveniente para el desarrollo y mejora de los distintos sectores económicos, así como proponer reformas en las leyes y disposiciones vigentes. Asimismo, le correspondía proporcionar al Gobierno los datos e informes que le pidiera; y promover y dirigir las exposiciones comerciales y de industrias terrestres y marítimas, entre otras funciones.

La Cámara ha vivido un dilatado proceso histórico que abarca de la regencia de María Cristina al reinado de Juan Carlos I, pasando por la monarquía de Alfonso XIII, la dictadura de Primo de Rivera, la II República, la Guerra Civil y la dictadura del general Franco.

Desde sus orígenes, participó activamente en proyectos esenciales para el desarrollo económico de Navarra, como la ampliación de Pamplona, la mejora de los servicios del ferrocarril o la constitución de la Escuela de Enseñanzas Mercantiles. 

A lo largo de tantos años, ha mantenido su identidad y sus funciones, que son las de representar, promocionar y defender los intereses generales del comercio, la industria y los servicios, contribuir al desarrollo económico de Navarra, prestar servicios a las empresas y servir de órgano consultor de las diversas Administraciones Públicas.

Sus principales campos de actuación han sido el comercio exterior y la internacionalización de la empresa, la formación empresarial y el asesoramiento económico, comercial y jurídico.

La Cámara ha tenido como objetivo prioritario el de contribuir a la modernización de Navarra, figurando casi siempre como promotora o colaboradora de todos los proyectos más significativos de transformación de la Comunidad. En el pasado más remoto, desde la apertura de las murallas de Pamplona o la realización de los ensanches, hasta la mejora y ampliación de los servicios del ferrocarril. Y en el pasado más reciente, desde la constitución de la Oficina de Congresos y el proyecto del Palacio del mismo nombre, hasta la creación de la Ciudad del Transporte.

Actualmente, tiene sedes en Pamplona y Tudela (en estos dos últimos casos, a través de las respectivas Antenas locales).